La doble cara de la muerte

La Muerte se acercó disfrazada
mostrándose a traves de una expresión singular 
y asi lo crei
hasta que la vida me enseño que la muerte, como toda la magia
y dolor del universo,
no viene de a uno
y cuando lo menos esperaba
la niña se arrojo desde el pico de la inocencia 
y cayo sobre el concreto 
sangre goteando sobre las rosas atadas en su pelo brillante,
el vestido blanco manchado con un rojo 
hirviendo desde las venas hasta la tela,
pupilas dialadas 
cubriendo el rico marrón de la tierra
que la luz, con su magia,
iluminaba y transformaba 
en miel
y su pulso palpitante
intacto
inta
cto
i
n
t
a
c
t
o.